11 jun. 2014

X-Men: Días del futuro pasado (2014)


- DIRECTOR: Bryan Singer
- ACTORES: Hugh Jackman, James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, Nicholas Hoult, Ian McKellen, Patrick Stewart, Ellen Page, Shawn Ashmore, Omar Sy, Peter Dinklage, Evan Peters, Halle Berry, Lucas Till, Brian Cox, Famke Janssen, Anna Paquin, James Marsden

- CRITICA: (OJO QUE LLEVA SPOILERS!!) Sin ser un gran conocedor del mundo de los cómics de X-Men, si que me encanta (en general) la saga cinematográfica basada en ellos, al menos las que tratan sobre el grupo en sí.
Tras las dos brillantes primeras películas, dirigidas también por Bryan Singer, la tercera parte bajó mucho el listón, a pesar de no llegar a ser tampoco tan mala como se dice.
Después llegó ese supuesto reboot que es "X-Men: Primera generación", una película de la que esperaba poco y me pareció muy buena, excelente en algunos tramos, y que me dejó ansioso por ver la nueva entrega.
El nivel de expectativas con el que he asistido al cine ha sido enorme, porque esperaba mucho entre el nivel de la anterior entrega, la vuelta de Singer a la dirección, todo el tema de los viajes en el tiempo y la unión de los repartos de las anteriores películas. En estos casos lo normal es que acabe saliendo de la proyección un poco decepcionado. Pero vayamos paso a paso.
La película comienza de forma espectacular, mostrando a los X-Men en un futuro muy lejano, intentando escapar de los Centinelas que quieren destruirlos. Vemos en la lucha a algunos mutantes conocidos como a Lobezno, al Profesor X o Magneto con otros que no aparecían en las entregas anteriores o aparecían brevemente, como Kitty Pryde, El hombre de hielo, Coloso, Bishop, Blink...
Me parece una escena bastante bien desarrollada, con mucha acción y que sirve para explicar la situación en la que se encuentran los mutantes, y la misión a la que se verá enviado Lobezno.
No entraré en comparaciones con el cómic, que no recuerdo haberlo leído, porque si fue así hace muchísimos años. Lo digo porque he leído muchas críticas negativas por el hecho de meter a Lobezno como viajero en el tiempo, cosa que no ocurría en las viñetas. Este y otros cambios respecto al cómic yo los voy a obviar en mis comentarios, pero entiendo que los fans más acérrimos puedan sentirse ofendidos por ello.
Volviendo a la película, entramos en lleno en trama principal, cuando Lobezno, o mejor dicho, su consciencia, viaja a 1973 para intentar evitar el suceso que llevó a la creación de los Centinelas, los cuales acabarán por exterminar a los mutantes. Dicho suceso es el asesinato de Bolivar Trask, el diseñador de los Centinelas, por parte de Mística.
Este tramo de película me ha parecido el mejor de todo el metraje, porque volvemos a encontrarnos con los personajes de "Primera generación" que tanto me gustaron, como son los jóvenes Xavier y Magneto, además de Mística, que aquí tiene mucho mayor protagonismo que la anterior película.
Vemos a un Charles Xavier convertido en un drogadicto tras el disparo recibido en la espalda, lo que le ha llevado a perder sus poderes y vivir encerrado en su antigua y abandonada escuela, con la única compañía de Hank. Lobezno tendrá que convencerlo de su procedencia y de la importancia de que lleven a cabo la misión, y para ello tendrán que rescatar a Magneto, que está preso.
Durante el rescate vemos una de las escenas más espectaculares de la película, la protagonizada por Quicksilver, una escena sencillamente magnífica, con un montaje musical sensacional y con una dosis de humor perfecta.
Una vez están todos reunidos, pasan a evitar que Mísica cometa el asesinato, en una escena que no termina de convencerme el modo en el que transcurre. Tiene momentos muy buenos, como cuando Lobezno ve Stryker de jóven y sufre un ataque, con otros menos buenos como el enfrentamiento entre Magneto y Hank.
Una vez que han conseguido su objetivo, el grupo de mutantes comprobará como no ha tenido el efecto deseado, y tendrán que seguir intentando acabar con la creación de los diseños de Trask.
A partir de aquí es cuando considero que la película decae demasiado, tiene un tramo de una media hora bastante lento y aburrido que aporta poco a la trama y te hace perder un poco toda la tensión que había conseguido antes.
La parte final, que es la que más acción y espectacularidad tiene, retoma el nivel de interés y te hace volver a la película gracias a sus escenas visualemente atractivas. Pero también genera algunas dudas sobre la credibilidad de algunas de las cosas que muestra, como ver a Magneto controlando a los Centinelas y cómo lo consigue.
Y el final en sí pues la verdad es que me parece demasiado forzado volver a mostrar a algunos X-Men que habían muerto en las primeras entregas, aunque consigue el efecto que buscaba, que es darnos a entender que han conseguido cambiar el pasado. Más bien dría que me molesta poco porque a partir de ahora sí que hay un reboot de verdad en la saga, y que todo lo anteriormente visto en las demás entregas ya no ha ocurrido en realidad... y me molestan los reinicios.
Lo que si me ha ido gustando más con el paso de los días desde que he visto la película, es el mismísimo final, cuando Lobezno recuerda como lo rescataron del agua y lo que ocurre después... menos mal, porque creía que en la próxima entrega veríamos a Logan con las garras de hueso aun.
Centrándome ahora en otros aspectos, diré que técnicamente se nota que es una superproducción millonaria, porque los efectos especiales están muy cuidados y son bastante potentes en general, y que la ambientación de los años 70 está muy bien conseguida también.
El reparto es muy bueno, por nombres es desde luego impresionante, aunque después el peso lo llevan unos cuantos actores. Me vuelvo a quedar con la pareja James McAvoy y Michael Fassbender, aunque no tienen tanto peso con en la precuela, están de nuevo estupendos en sus papeles.
Me ha gustado también Jennifer Lawrence, ya no sólo por verla así pintada de azul, sino porque tiene alguna escena muy buena y su personaje recobra protagonismo.
Del resto pues como siempre, todos los actores de las primeras películas están bien, aunque con poca presencia en general, salvo Hugh Jackman, que vuelve estar muy bien como Lobezno.
Otro apartado que me gustaría destacar es la banda sonora de John Ottman, un score con mucha fuerza y que combina temas potentes con otros más melódicos, conformando un buen trabajo que es agradable de oír fuera de la película.
Y bueno, tras esta parrafada decir que la película me ha decepcionado mucho, porque esperaba que fuese la mejor de todas las películas de mutantes, o incluso la mejor de superhéroes (cosa que había leído en varias ocasiones). Aunque siendo realista y dejando de lado esas expectativas, la película entretiene, es espectacular a ratos, peeeeeeero a la que le pesa ese tramo intermedio aburrido y algunas cosas que no convencen como ocurren, sin explicación o con una explicación poco creíble.
Resumiré diciendo que es una película que si eres muy exigente no te convencerá, y si eres generoso puedes decir que es una buena película pero sin más. Yo estoy dentro del segundo caso.

Mi nota: 6,5

Saludos.
Kasko.

No hay comentarios:

Publicar un comentario