15 dic. 2013

El Hobbit: La desolación de Smaug (2013)


- DIRECTOR: Peter Jackson
- ACTORES: Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, James Nesbitt, Aidan Turner, Graham McTavish, Jed Brophy, Stephen Hunter, Ken Stott, John Callen, Adam Brown, Dean O'Gorman, William Kircher, Peter Hambleton, Mark Hadlow, Evangeline Lilly, Orlando Bloom, Lee Pace, Sylvester McCoy, Luke Evans, Stephen Fry

- CRITICA: Tras realizar una primera trilogía de la Tierra Media insuperable, siendo muy fiel al libro y consiguiendo trasladar toda la intensidad de la historia, Peter Jackson intentó repetir la fórmula para adaptar una pequeña novela que servía de precuela a "El Señor de los Anillos".
Pasadas todas las críticas por hacer una trilogía de un libro que no daba para más de una película, el visionado de "El Hobbit: Una aventura inesperada" me dejó la sensación de ver un producto inferior a sus primeras adaptaciones, pero que sacaba adelante de forma notable el proyecto de mezclar la novela original con otros relatos de Tolkien, conformando así una buena base para una trilogía de calidad.
Si bien la primera parte en su conjunto era muy notable, con una más que buena introducción de elementos ajenos al libro "El Hobbit", adolecía de un exceso de metraje en algunos tramos, y un empleo no del todo acertado del humor en la trama, sobre todo en su parte final, dónde las escenas en las cuevas pasaban de ser simpáticas, como en el libro, a vergonzantes por momentos.
Ese fue el mayor defecto que le achaqué al comienzo de esta nueva trilogía, que Peter Jackson intentó darle a la historia de Bilbo Bolsón la profundidad que tuvo "El Señor de los anillos", pero sin perder la ligereza original de la novela, y creo que le quedó demasiado desajustado en ese tramo final.
Aun así tras dos visionados, la película era muy disfrutable, con algún momento puntual que hacía que el producto final no fuese todo lo redondo que hubiese podido.
Un año después, mis expectativas para esta "El Hobbit: La desolación de Smaug", era más alta que entonces, porque pensaba que Jackson conseguiría mejorar la secuela, y porque además era una de las mejores partes de la novela original. Al mismo tiempo temía, y mucho, a la parte de la escapada en los barriles, como le comenté antes del inico de la película a uno de mis acompañantes en el visionado de la misma.
La película tiene un comienzo que no iguala en espectacularidad a de la primera parte, algo que se repetía en cada película del universo de la Tierra Media, que contaban siempre con un inicio potente. Aquí vemos una escena en la que Thorin habla con Gandalf sobre el viaje para recuperar su Reino, que sirve como flashback pero que tampoco aporta demasiado. Posteriormente retomamos la trama donde acabó la primera parte, con nuestro grupo huyendo de los orcos e intentando avanzar a su destino.
Esperaba con ganas la escena en la que aparece Beorn, pero me ha sorprendido negativamente por lo poco fiel al libro que es y porque es muy, muy corta, y con una caracterización del personaje que no me ha convencido del todo.
Volvemos a tener una película que es técnicamente muy buena, algo que ya no nos sorprende y se da por sentado, pero es destacable comprobar lo bien que sigue firmando el director todos esos planos cargados de efectos visuales y con una ambientación magnífica. Aunque he notado que algunos efectos cantan un poco en planos largos, algo que me ha molestado un poco viendo el tiempo que ha pasado entre la primera trilogía y ésta segunda parte, pero bueno, son pequeños detalles poco importantes. Además se compensan con la parte final en la que vemos a Smaug en movimiento, con unos efectos de primer nivel.
Tenemos una película entretenida, que, a pesar de durar algo más de dos horas y medias, no se hace pesada y que se ve perfectamente, siendo bastante regular en su desarrollo, más incluso que la primera parte diría yo.
Pero la película tiene varios aspectos que han hecho que me haya decepcionado bastante su visionado, sobre todo al acabar y meditar un poco sobre ella.
Lo que menos me ha gustado es que todo el material que no aparece en la novela, no aporta nada que mejore el conjunto, como ocurría en la entrega anterior, sino que creo que hace empeorar el conjunto por varios motivos.
Si bien esos añadidos servían para hacernos conocer más datos sobre personajes o partes de la trama que Tolkien escribió aparte de "El Hobbit", y que Peter Jackson incorporaba en la primera parte de forma acertada casi siempre, en "La desolación de Smaug" aportan poco o nada, incluso algunos de esos añadidos son lo peor de la película.
Por ejemplo, la inclusión de Legolas y Turiel, me parece que sobran totalmente. Legolas está para lo que está, para añadir a uno de los protagonistas de ESDLA e utilizarlo para añadir más acción. Creo que está metido con calzador, además de verse mucho mayor, cuando debería ser al contrario, y que además vuelve de nuevo a parecer un personaje de videojuego, matando orcos a pares con saltos y volteretas inverosímiles.
Y el personaje de Turiel es más de lo mismo, porque es como un doble de Legolas pero en femenino, que forman una pareja que podrían acabar ellos solos con todos los orcos de la Tierra Media. Pero encima de eso, la elfa tiene una medio historia de amor con un enano, y ahí Peter Jackson y los demás guionistas se han pasado pero mucho.
El tramo en el que aparecen los elfos luchando y los enanos escapan de ellos, con la posterior lucha con los orcos, es una escena alargada hasta el infinito y que cansa, con una acción demasiado increíble y con unos toques de supuesto humor que no me han gustado nada.
El resto de la historia transcurre con la llegada del grupo a Ciudad del Lago y el posterior asalto a la montaña, con la esperada aparición de Smaug. Esa primera parte de nuevo se me antoja muy alargada, porque aporta poco a la historia y solo consigue ralentizarla, de hecho es la parte más aburrida de toda la película sin duda. Y la parte de la montaña es tal vez lo mejor de todo el metraje, por su espectacularidad y los buenos momentos que tiene Bilbo en su charla con Smaug.
Lástima que de nuevo Peter Jackson incorpora aquí una serie de cambios con respecto a la novela, que sinceramente, estropean el resultado, porque a costa de potenciar la acción hace que se alargue innecesariamente esas escenas finales y que no mantenga el espíritu de la novela. Que entren todos los enanos a luchar con Smaug y el tema del oro fundido, me ha dejado muy mala sensación al acabar la película.
Con todo lo que comento la película no es una mala película, ni mucho menos, pero me ha parecido un paso atrás en el nivel de la trilogía, y me hace albergar pocas esperanzas de ver una tercera parte que alcance el nivel de alguna de las partes de la primera trilogía de ESDLA.
Tal vez a muchos les gustará más que la primera parte, porque tiene más acción y menos diálogos, o porque simplemente la fidelidad con el libro les importe poco y los cambios no les resulten molestos, pero para mí es una decepción muy grande al esperar mucho más de ella.
Al mismo tiempo es una película de obligado visionado para todos los fans de Tolkien, de la Tierra Media o de quienes disfrutan con las películas de Jackson. Y sin duda es una película para disfrutar en pantalla grande.
Yo la he visto en versión 2D, porque, como sabréis los que más o menos me leéis habitualmente, no soy muy fan de las 3D. Además en formato digital es muy disfrutable el 2D, por su nitidez y calidad de imagen, lástima los saltos que se produjeron durante el visionado, la verdad es que fueron muy, muy molestos y espero que no sean la tónica general cuando vaya a ver una película en digital.
Sobre el resto de aspectos que no he comentado nada, de nuevo destacar la banda sonora del gran Howard Shore, un score que durante la película tiene menos presencia de la habitual, pero que oyéndola después (como estoy haciendo ahora mismo), se aprecia su gran calidad y una mayor variedad en los temas que los que formaban parte de la primera película.
Y en cuanto al reparto, destacar de nuevo al estupendo Martin Freeman, que se confirma con un perfecto Bilbo Bolsón, y en una interpretación mucho más completa y compleja que en la anterior película. Gana peso en esta segunda parte también Richard Armitage en una estupenda interpretación en la que da vida al soberbio Thorin, y al gran Ian McKellen como Gandalf, cosa que siempre es de agradecer.
Del resto del reparto, el resto de enanos están bien en general, y destaco la presencia de la guapísima Evangeline Lilly, un buen papel de Luke Evans, y la presencia del siempre repelente Lee Pace, en un papel que le viene como anillo al dedo.
En resumen, película espectacular, llena de acción, con momentos muy buenos y que te mete de nuevo de lleno en la Tierra Media, algo que siempre se agradece, pero no por ello alcanza los niveles que esperaba de ella, por lo que mi impresión general es de una decepción bastante importante, aunque reconozco que es una película que merece la pena ver.

Mi nota: 7

Saludos.
Kasko.

4 comentarios:

  1. Yo voy a verla en IMAX 3D y 48fps en unas horas. Si ya me gustó la primera parte (sin volverme loco) creo que con esta me la pasaré como un enano.

    ResponderEliminar
  2. Espero comentarios posteriores en no más de 24 horas :D
    Ojalá te guste más que a mi y a tu primo!!

    ResponderEliminar
  3. Una crítica muy acertada, coincido contigo en casi todo lo que dices, aunque a mi me ha gustado menos, no le doy más de un 6.
    Enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias anónimo, me alegro de lo que comentas.
    Saludos.

    ResponderEliminar