29 ene. 2011

Crítica cine: Los santos inocentes (1984)


- DIRECTOR: Mario Camus
- ACTORES: Alfredo Landa, Francisco Rabal, Juan Diego, Agustín González, Terele Pávez, Juan Sánchez, Belén Ballesteros, Ágata Lys, Manuel Zarzo, Mari Carrillo

- SINOPSIS: Adaptación de la novela homónima Miguel Delibes, en la que se narra como en la España franquista de los años 60, vive una familia de campesinos a las ordenes de los señoritos dueños de la tierra. Su vida se limita a obedecer ordenes y trabajar todo el día.

- CRITICA: Es de esas películas que cuando la ves la primera vez te dejan huella, ahora vista de nuevo muchos años después, te marca como la primera vez. Es una historia tan desgarradora y llena de tristeza que te provoca muchos sentimientos durante el visionado, sobre todo odio hacia algunos personajes y una gran lastima por otros.
Magnifico el guión que desarrolla la historia a través de varios protagonistas, mostrándonos con toda crudeza como los campesinos eran tratados como animales por los dueños de las tierras, como éstos hacían y deshacían según se les antojaba.
La película no seria lo que es sin su reparto, un casting de actores de lo mejor que se puede ver, ya que desde el primero hasta el ultimo están todos maravillosos.
Alfredo Landa compone un personaje memorable, Paco, un pobre hombre que hace lo que sea por contentar al señorito de turno, aunque casi le cuesta perder una pierna, y todo sin quejarse. Una interpretación insuperable.
Y Paco Rabal con su personaje de Azarías, un entrañable personaje que pasa de ser el tonto de la familia al que protagoniza el final que nadie se espera, a pesar de que se va viendo venir y se desea igualmente. Uno de esas interpretaciones que nunca se olvidan.
Y el resto del casting están todos estupendos, desde el gran Juan Diego, que da vida al odioso señorito, hasta Terele Pávez, la mujer de Paco, que sufre en silencio las desgracias de su familia.
La película a veces es realmente estremecedora y dura, los personajes son realmente humillados y soportan todo tipo de cosas, y aparte tienen que vivir con su hija enferma, teniendo como única esperanza de futuro que la otra hija pueda estudiar y salir de la pobreza de la familia.
Esta magníficamente conseguido el hecho de que acabes odiando tanto al personaje del señorito Iván (Juan Diego) y sientas lastima por los pobres campesinos, con escenas tan duras como cuando obliga a Paco con la pierna rota a ir de caza con el y sin quejarse, o como cuando dispara a la Milana de Azarías... consigue que internamente se te revuelvan las tripas por el odio a semejante personaje.
Y el final, tremendo y sorprendente, pero un final perfecto para la historia.
Resumiendo, una de las mejores películas españolas sin duda alguna, que todo aficionado al buen cine debería ver si no lo ha hecho ya.

Mi nota: 9

Saludos.
Kasko.

2 comentarios:

  1. Para mi la mejor película del cine español, así de contundente!.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda de las mejores que yo he visto al menos. Sobrecogedora.

    ResponderEliminar