20 jun. 2010

Crítica cine: Ladrón de bicicletas (1948)

- Director: Vittorio de Sica
- Actores: Lamberto Maggiorani, Enzo Staiola, Lianella Carell, Gino Saltamerenda, Giulio Chiari, Vittorio Antonucci

- Oscars: Nominada a mejor guión. Consiguió un Oscar Honorífico a la mejor película extranjera
- Globos de Oro: Mejor película extranjera

- Sinopsis: En la Roma de la posguerra, un obrero en paro consigue un trabajo de pegador de carteles a condición de que posea una bicicleta. La tiene empeñada, por lo que hará lo posible por conseguir en un día el dinero necesario para volver a comprarla. Una vez conseguido el trabajo, alguien le roba la bicicleta y comienza el drama en su familia.

- Critica: Aun recuerdo la primera vez que la vi, hace ya años, en el programa "Que grande es el cine", que presentaba José Luis Garci en TVE, la película me impactó y desde entonces tenia un gran recuerdo de ella. Ahora, años después, me decidí a volver a verla, con miedo a que ya no me pareciera tan buena, pero el volver a verla ha servido para certificar que estamos ante toda una obra maestra del neorrealismo italiano.
La película es en apariencia de una sencillez extrema y con una historia simple, pero durante su desarrollo y, sobre todo, al final te das cuenta de que has visto una película que tras 62 años no ha perdido su vigencia (sobre todo ahora en estos tiempos de crisis), y que en su momento tuvo que ser algo muy grande.
La historia comienza de con una buena noticia, la consecución de un trabajo, lo cual hace que la pobre familia protagonista vuelva a sentirse feliz, pero cuando acontece el robo de la bicicleta, la cosa cambia y el tono de la película es totalmente negativo, triste y hasta doloroso para el espectador.
Es increíble como el director consigue transmitirte el sufrimiento de ese padre y su familia, como te consigue hacer participe de la trama y que te sientas identificado con los personajes.
Claro que todo esto no habría sido posible sin el increíble reparto que compone al padre y su esposa e hijo, tres actorazos que realizan interpretaciones soberbias, de primer nivel. Lo cual tiene un merito increíble teniendo en cuenta que los tres eran actores no profesionales y todos debutaban en el cine con esta película.
El padre y el hijo tienen escenas verdaderamente memorables, donde consiguen hacerte sentir lo que están sufriendo como si te pasara a ti mismo. Y la madre también es un personaje importante en la historia y tiene escenas con un marcado tono de sufrimiento.
El hecho de estar rodada en plenas calles de Roma le aporta gran dosis de realismo, ya que lo que se narra en la película es lo que realmente ocurría por aquellos tiempos en todo el país.
Y destacar también la maravillosa banda sonora de Alessandro Cicognini, con un tema central lleno de emotividad y que aporta a la película aun de mayor dosis de tristeza y remarca el dramatismo en los momentos apropiados.
Y por destacar algunas escenas memorables, primero comentar una positiva y alegre y otra negativa y triste. La primera puede ser cuando el padre consigue volver a comprar la bicicleta para ir al trabajo, como cambian los ánimos de la familia y sus espectativas. La segunda,, sin duda, cuando el padre (***** CUIDADO, SPOILER *****) intenta, desesperado, robar una bicicleta para no perder el trabajo, y es detenido por un grupo de personas, mientras su hijo observa como su padre es acusado de ladrón, una escena que te sobrecoge, te hace sentir una pena extrema.
En resumen, un peliculón, una obra maestra, todo el mundo debería ver.

Mi nota: 9,5

Saludos.
Kasko.

2 comentarios:

  1. De acuerdo en todo coleguilla. Lo imperdonable es que admirando tanto esta estemos sin ver otras igual de buenas de De Sica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay tanto que quiero ver y no me da tiempo :(

      Eliminar