8 jul. 2012

Acordes y desacuerdos (1999)


- DIRECTOR: Woody Allen
- ACTORES: Sean Penn, Uma Thurman, Anthony LaPaglia, Samantha Morton, James Urbaniak, John Waters

- CRITICA: Creo que es una de las películas menos valoradas del genio neoyorkino, sobre todo por desconocimiento de la misma, porque realmente tuvo muy buenas críticas en su estreno.
Es menos cómica que otras películas de Allen, ya que tiene también parte de drama, parte de homenaje al jazz y parte de falso documental.
A mi me parece una película muy buena, con sus momentos divertidos pero sobre todo con una historia magníficamente escrita y llevada a la pantalla, mezclando perfectamente los géneros para formar una de esas películas tan completas que mas de una vez nos ha regalado éste gran cineasta.
La historia trata sobre Emmet Ray, un guitarrista de jazz ficticio de gran calidad, que vive obsesionado con Django Reinhardt, el único guitarrista del mundo que le supera en calidad. Pero además de ser un genio con la guitarra, Emmet es un arrogante mujeriego y bebedor, lo que le impide consagrarse como un gran artista. Cuando conoce a Hattie, una chica sorda, comienza a salir con ella y parece que su vida se asentará un poco.
Ya digo que a pesar de tener momentos divertidos, no es una comedia pura y dura, sino que para mi es básicamente un drama con toques cómicos, porque realmente lo que cuenta es triste por el personaje principal y la forma que tiene de echar a perder su vida.
Esta vez el reparto es menos coral de lo habitual en el cine de Allen, pero no por ello el reparto es de menor calidad. Sean Penn, uno de mis actores favoritos de siempre, uno de los más grandes, realiza una soberbia interpretación de un personaje complejo, consiguiendo que sintamos lastima y repulsión a partes iguales. Y una magnifica Samantha Morton da la replica como Hattie, la joven muda que se enamora del protagonista y consigue que sintamos un poco de pena por ella. Del resto del reparto destacar a una estupenda Uma Thurman, en un papel secundario muy interesante.
Y como siempre, gran presencia de la banda sonora de canciones de jazz, que aquí tiene gran presencia, sobre todo en las magnificas escenas donde el protagonista toca la guitarra, lo cual tuvo que aprender el gran Sean Penn para resultar creíble, y vaya si lo consigue.
En resumen, otra gran película de uno de mis cineastas favoritos, que hará mejores o peores películas, pero siempre consigue sacarme una sonrisa y desear que siga haciendo una película al año durante mucho tiempo, porque guiones tan buenos y con esos personajes y diálogos ya hoy en día no quedan muchos que puedan hacerlo.

Mi nota: 8

Saludos.
Kasko.

No hay comentarios:

Publicar un comentario