20 may. 2012

Los descendientes (2011)



- DIRECTOR: Alexander Payne
- ACTORES: George Clooney, Shailene Woodley, Amara Miller, Nick Krause, Patricia Hastie, Matthew Lillard, Judy Greer, Beau Bridges, Robert Forster, Barbara L. Southern, Mary Birdsong, Michael Ontkean

- CRITICA: Tantos meses oyendo tan buenas críticas, tantos premios y nominaciones... suele ser un arma de doble filo porque lo normal es que cuando eso ocurre la película en cuestión acabe por decepcionarme.
Normalmente las películas de Alexander Payne me gustan, y bastante, pero tampoco me suelen llegan a resultar tan buenas como normalmente se catalogan.
Son películas que normalmente combinan el drama con la comedia, partiendo de algún personaje que vive algún momento crucial en su vida, en el caso Matt, nuestro protagonista, **** SPOILERS **** se trata del accidente de su esposa, que le hace caer en un coma profundo. A partir de ahí intentará rehacer su vida como padre de sus dos jóvenes hijas, mientras descubre que su esposa le era infiel y le iba a pedir el divorcio, lo que le lleva a intentar averiguar quién era ese hombre con el que le ponía los cuernos. Además tiene entre manos la venta de unos terrenos en Hawaii que harán que él y su numerosos primos y familiares se hagan millonarios.
Todo el dramatismo inicial de la historia va dando paso poco a poco a momentos de dónde predomina más el tono cómico. No es que te haga reir a carcajadas, pero tiene situaciones que hacen relajar un poco el ambiente de tragedia que tiene en todo momento la película.
Payne es un experto en éste tipo de historias, consigue mezclarlas con bastante acierto, aunque aquí al principio choca un poco en algunas ocasiones, como la presencia del amigo de una de las hijas de Matt, es un personaje que no termina de convecerme su presencia, aunque si hace que te rías cuando el suegro del protagonista lo conoce...
En general durante sus casi dos horas mantiene un buen ritmo, con algún pequeño bajón, debido creo a que algunas escenas podrían haberse suprimido o recortado un poco, sobre todo cuando Matt comienza a buscar al misterioso amante de su esposa, creo que se alarga demasiado.
En su tramo final la película retoma su carga dramática y se vuelve más sensible, aunque también peca un poco de previsible en su resolución, pero desde luego acaba con un nivel muy alto, con esa escena final del sofá, magnífico.
Como siempre en éste tipo de historias, funciona cuanto mejor estén los actores, y aquí hay que decir que están a un nivel altísimo. George Clooney está sobresaliente, en uno de los mejores papeles que le recuerdo, muy alejado de los que nos tiene acostumbrados, ya que se adapta en su interpretación a los cambios que va sufriendo su personaje.
Junto a Clooney destaco el magnífico trabajo de Shailene Woodley, que da vida a su hija mayor, una joven actriz llena de talento y naturalidad, y seguramente dentro de unos años sea una de las actrices más guapas del momento. También hay que destacar a la jovencisima Amara Miller, la hija menor de Matt, y a un Robert Forster que a pesar de su edad sigue siendo un actor con carisma, y que además tiene un par de escenas dónde está estupendo.
Otro aspecto reseñable de la cinta es que al desarrollarse en Hawaii está llena de preciosos paisajes.
En resumen, una película notable, que al principio puede chocar un poco como reaccionan los protagonistas por esa mezcla de situaciones tragicómicas, pero en cuanto entras en la historia vas disfrutando de la evolución del padre y sus hijas, hasta llegar a un desenlace estupendo. Os la recomiendo sin duda, aunque comprendería que no a todos les llegase de la misma forma.

Mi nota: 8

Saludos.
Kasko.

No hay comentarios:

Publicar un comentario