16 may. 2009

Critica Cine: Matar a un ruiseñor (1962)

- Director: Robert Mulligan
- Actores: Gregory Peck, Mary Badham, Brock Peters, Phillip Alford, John Megna, Frank Overton, Rosemary Murphy, Robert Duvall
- Oscars: Actor, dirección artística en B/N y guion adaptado. Nominada a mejor película, director, banda sonora, actriz reparto (Badham) y fotografía en B/N.

Adaptación de una famosa novela ganadora del premio Pulitzer, que nos cuenta la historia de un abogado que defiende a un hombre negro acusado de pegar y violar a una joven blanca. Esta enmarcada en la época de la gran depresión y en la zona del sur de los EEUU.
Llevaba tiempo queriendo ver este clásico, siempre había leído que era una gran película, y la verdad, me ha sorprendido porque es mejor de lo que esperaba. Es un verdadero peliculón, ya no solo por sus valores cinematográficos, sino porque se ve casi 50 años después de que se hubiera rodado y, salvo por algún doblaje, parece que estamos ante una película mucho más moderna.
La película nos presenta al abogado Atticus Finch (Gregory Peck), una persona respetable, respetuoso con todo el mundo y querido en el pueblo por su bondad. Viudo y con dos hijos, intenta inculcarles los valores para ser buenas personas.
De repente acepta un caso que se presupone de fácil resolución, porque un hombre negro es el acusado de violar a una joven blanca. Lo acepta e intenta por todos los medios que la verdad se anteponga a los prejuicios y creencias de todo el pueblo, y en especial, del jurado.
Todo comienza con unos títulos de crédito estupendos (muy modernos para la época), acompañados por una no menos estupenda banda sonora de Elmer Bernstein.
Destacar que la película esta rodada de forma tan exquisita que no se le pierde el interés ni en los supuestos momentos menos importantes. Es más, la parte final te llega a sorprender y luego te deja un poco sobrecogido (al menos a mí). Y la parte del juicio es estupenda, rodada con maestría.
Pasando al apartado de los actores, inmenso Gregory Peck, que se llevo el Oscar ese año, por una interpretación sencillamente magistral, dejandonos en la memoria uno de los personajes mas queridos de la historia del cine. Y la joven actriz que hace de su hija esta también fantástica (lástima ese doblaje de la época). Y la aparición final de Robert Duvall, que no habla, pero que fuerza tiene en la mirada!.
En fin, una película de esas que te hacen sentir emoción y se ven pocas, la verdad es que no puedo dejar de recomendarla a cualquier amante del buen cine, o mejor dicho, del buenísimo.

Mi nota: 9.5

Saludos.
Kasko.

3 comentarios:

  1. Sí señor, todo un peliculón de los clásicos, de los que nadie se debería perder.
    Yo la he visto ya 2 ó 3 veces... y seguro que la volveré a ver algún día.

    ResponderEliminar
  2. Peliculón con mayúscula!!!!!!, un clásico, con un magnífico Gregory Peck y un argumento con mucha fuerza. Todavía me río de aquellos cenutrios que no quieren ver peliculones como este porque están en blanco y negro!!!!!

    totalmente de acuerdo con la nota Rafa

    ResponderEliminar
  3. Pues si, es de esos clasicos que siempre seran clasicos, desde luego un señor peliculon.
    Lo del blanco y negro ya ves... ¿cuantas grandes pelis se han rodado asi?.
    Saludos y gracias por participar!.

    ResponderEliminar