28 oct. 2010

Crítica cine: J.F.K.: Caso abierto (1991)

- Director: Oliver Stone
- Actores: Kevin Costner, Joe Pesci, Sissy Spacek, Donald Sutherland, Kevin Bacon, Gary Oldman, Jack Lemmon, Walter Matthau, Tommy Lee Jones, Michael Rooker, Jay O. Sanders, Vincent D'Onofrio

- Oscars: Mejor fotografía y mejor montaje. Nominada a mejor película, director, banda sonora (John Williams), guión adaptado, sonido y actor de reparto (Tommy Lee Jones)
- Globos de Oro: Mejor director. Nominada a mejor película drama, guión y actor (Kevin Costner)

- Sinopsis: Narra como el fiscal Jim Garrison investiga el asesinato del presidente Kennedy y presentó cargos contra algunas personas como conspiradores para asesinato de JFK.

- Critica: Estamos ante una de esas películas que te enganchan desde el principio y consiguen mantenerte así durante las mas de tres horas que dura, una historia tan bien analizada y narrada que desde luego a veces te parece increíble que nada de lo que el fiscal Garrison va descubriendo tuviera la relevancia que debió tener tras uno de los sucesos mas trágicos de la historia de los EEUU.
Stone consigue dar un ritmo trepidante a la película, apoyado en una apasionante recreación de los hechos y un montaje realmente soberbio, un trabajo de edición complejo y de gran resultado.
El gran acierto del director es hacerte participe de la historia como si fueras testigo de lo que ocurrió, no como un mero espectador de una narración, y lo consigue utilizando vídeos caseros reales mezclados con imágenes rodadas.
También consigue que a pesar de la gran cantidad de personajes y nombres que van saliendo durante todo el metraje, sepas en todo momento quien es quien y que papel tuvo en lo sucedido.
El reparto es de verdadero lujo, una serie de actores de primer nivel encabezados por un estupendo Kevin Costner, en uno de sus mejores papeles (de los pocos que realmente me gustan de su carrera). De los secundarios destacar a Tommy Lee Jones, Joe Pesci, Gary Oldman y Donald Sutherland, con papeles importantes todos ellos y buenas interpretaciones.
Otro de los aspectos que merecen ser destacados es la gran banda sonora que el maestro John Williams compone para la película, una banda sonora alejada de los trabajos a los que nos tenia acostumbrados, una partitura presente durante gran parte del metraje, aportando su fuerza en todo momento.
Es una de esas películas que suelo ver cada cierto tiempo, y siempre me provoca la misma sensación de incredulidad, no ante lo que narra, sino porque nada de eso pareció importar a nadie para cerrar el caso de la muerte de todo un presidente. Tan solo de pensar que la CIA, el FBI e incluso el vicepresidente pudieron tener algo que ver te pone los pelos de punta. Y es lo que pretende Oliver Stone, y lo consigue sobradamente.
En resumen, una de mis películas favoritas, una película de gran complejidad argumental y de personajes, pero magnificamente dirigida, interpretada y montada. La recomiendo a cualquier amante del buen cine.

Mi nota: 9,5

Saludos.
Kasko.

No hay comentarios:

Publicar un comentario