17 oct. 2010

Crítica cine: Rebeca (1940)

- Director: Alfred Hitchcock
- Actores: Laurence Olivier, Joan Fontaine, Judith Anderson, George Sanders, Nigel Bruce, Gladys Cooper, Reginald Denny

- Oscars: Mejor película y mejor fotografía en blanco y negro. Nominada a mejor director, actor (Olivier), actriz (Fontaine), actriz de reparto (Anderson), dirección artística en blanco y negro, efectos especiales, montaje, banda sonora y guión.

- Sinopsis: Un adinerado ingles, el señor de Winter, conoce en Montecarlo a una joven de la que se enamora y con la que se casa al poco tiempo. Tras la boda ambos se trasladan a la mansión Manderley, la residencia habitual del señor de Winter y su difunta ex mujer. Una vez allí, la nueva señora de Winter se dará cuenta de que la antigua señora de Winter sigue presente en la memoria de su marido de todos los empleados de la casa.

- Critica: Aun recuerdo la sensación que me dejo la primera vez que la vi hace años, la película me dejo maravillado y el giro inesperado que tiene casi al final fue brutal, me dejó de piedra.
Ahora la he vuelto a ver años después y sigue siendo una gran película, aunque pierde la sorpresa del primer visionado, lo que hace que ya no tenga ese punto extra que daba no saber parte del final.
Lo primero que llama la atención es que técnicamente es una película bastante trabajada, con esa cámara acercándose a Manderley al principio, con algunos efectos magníficos.
Lo mejor que tiene la película es que Hitchcock crea un ambiente donde la fallecida parece estar presente en todo momento, consigue que se sienta una especie de rechazo general a la nueva señora de Winter. Sabes que algo pasará en cualquier momento, y cuando la historia tiene el giro del que hablaba antes casi al final, te deja helado, tira por tierra todo lo que pensabas durante el visionado y comienza una nueva película donde todo cambia.
Los actores están estupendos, consiguen hacer creíble la historia y sus personajes. Laurence Olivier esta perfecto en su papel de atormentado y misterioso esposo, y Joan Fontaine esta esplendida en su interpretación de sufrida esposa que se siente rechazada y comparada en todo momento. Y mención aparte también para Judith Anderson, que interpreta a la odiosa ama de llaves, y a George Sanders, el pícaro primo de la sirvienta.
En resumen, gran película, una de tantas dentro de la filmografía del maestro Alfred Hitchcock, pero la única que gano el Oscar a la mejor película. Es de esas películas que siempre recuerdas la primera vez que la ves por la sorpresa que te supone. Gran ambientación, gran dirección y grandes interpretaciones... casi redonda.

Mi nota: 9

Saludos.
Kasko.

2 comentarios:

  1. Una gran película de un Grande del cine. Con un magnífico guión, una magistral dirección y una estupenda interpretación.
    RECOMENDADÍSIMA

    ResponderEliminar