5 jun. 2012

Delitos y faltas (1989)


- DIRECTOR: Woody Allen
- ACTORES: Woody Allen, Alan Alda, Claire Bloom, Anjelica Huston, Mia Farrow, Martin Landau, Jerry Orbach, Caroline Aaron, Sam Waterston, Joanna Gleason, Martin Bergmann, Jenny Nichols, Daryl Hannah

- CRITICA: Allen retoma su lado más dramático en un nuevo guión dónde sus personajes vuelven a estar llenos de dilemas morales y sentimentales, algunos más serios como el del personaje del oftalmólogo y otros algo más leves como el que afecta al director de documentales.
Judah es un oftalmólogo al que su amante amenaza con hacerle saber a su mujer la relación que mantienen, a menos que la deje para irse con ella. La situación se complica tanto que busca ayuda en su hermano y éste le recomienda asesinarla. Su dilema es si acabar con ella o reconocer a su esposa su infidelidad y acabar con su tranquila vida.
Mientras tanto, Clifford es un director de documentales que por obligación está rodando un documental sobre la vida de su cuñado, un personaje al que detesta. Su dilema es si tragarse su orgullo y hacer el documental tal y como quiere su cuñado y ganar un dinero que necesita, o hacerlo como él piensa que debe hacerse.
Woody Allen consigue que aunque el drama tenga mayor peso en general, las partes cómicas hagan que el resultado general sea una buena mezcla bastante equilibrada, aunque al final pese más el drama moral con una estupenda escena dónde ambos protagonistas principales mantienen una conversación de lo más interesante.
En general me parece una película notable, pero a la que creo que le sobra algo de metraje, algo que me suele pasar con las películas de Woody Allen que sobrepasan la hora y media, como ésta. En mi opinión está un poco alargada y se podría haber recortado un poco en su parte central, dándole un poco mas de ritmo, sobre todo a la historia de Clifford, que a pesar de tener algunos gags bastante buenos, creo que le falta un poco de más chispa.
El reparto como siempre es uno de los puntos fuertes de la película, destacando sobre todo un gran Martin Landau en el papel de Judah, bien secundado por una magnífica Anjelica Houston en el papel de su amante, y aparte bien Woody Allen y bien Alan Alda en su papel de repelente cuñado de Clifford. Y Mia Farrow como siempre, que actriz más sosa!!.
Resumiendo, una buena película, sobre todo una película para reflexionar, aunque no llega al mejor nivel del director, pero si un trabajo destacable.

Mi nota: 7

Saludos.
Kasko.

No hay comentarios:

Publicar un comentario